Blog

Música electrónica viejuna - Moog, Wendy Carlos y Switched on Bach

Arte

Retomo después de más de dos años el hilo que trata acerca de los albores de la música electrónica, en esta ocasión para hablar de un duo de personas responsables, en gran medida de la de la enorme popularidad de la música electrónica, autores y responsables de la explosión de este tipo de música en la cultura popular.

De Robert Moog me gustaría hablar con mayor detenimiento en otra ocasión, pues su obra y aportaciones lo merecen sin duda. Por realizar una breve resela diré que este bicharraco nació en 1934 en Nueva York y falleció el 21 de agosto de 2005. Aunque de pequeño su madre le hizo estudiar piano, lo que realmente le apasionaba a R.Moog niño era perderse entre placas, resistencias y condensadores de circuitos electrónicos con los que trabajaba su padre, empleado de la compañía Edison. Poco a poco se fué aficionando a crear instrumentos musicales electrónicos, como el Theremin. Ya adulto, Moog junto con su padre crearon su propia empresa dedicaba a fabricar theremines y la cosa les fué bastante bien, llegando a hacer bastante dinero.

A principios de los 60 Moog comenzó a experimentar con la síntesis del sonido, presentando en 1964 su primer sintetizador modular (analógico, claro está) tal y como conocemos hoy en día. Cuando lo presentó en Los Angeles ya recibió varios pedidos, entre otras cosas, porque los interesados fueron conscientes rápidamente de las ventajas respecto los inmensos armatostes existentes en la época. A pesar de ello, este primer Moog era del tamaño de un armario, carecía de polifonía y sus módulos se interconectaban mediante una maraña de cables. Eso sí, por once mil dólares de la época (poco comparado con lo poco que había) se podían generar infinidad de sonidos.

Del legendario Minimoog, la primera versión "portable" de un sintetizador ya hablaré en otro momento. Centrémonos en aquellos primeros Moog descomunalmente grandes, porque aquí es donde empieza lo interesante: En aquella época la música electrónica y sus intrumentos no dejaban de ser considerados juguetes o como mucho experimentos y rarezas cerradas a un público bastante restringido, Los 60, el flower power, el ácido lisérgico, el peyote y otras tantas drogas hicieron que algunos músicos probasen con estos. Y de pronto llega un individuo de nombre Walter Carlos. Como curiosidad precisaré que según un sitio u otro aparecerá también con Wendy Carlos. El motivo no es otro que en 1972 se sometió a un tratamiento para cambiar de sexo, de manera que a partir de ahora hablaremos de Wendy.

Pues bien, Wendy Carlos (n. 1939) es una compositora y pianista estadounidense. Debió ser un coquito. A los 6 años tocaba el piano aceptablemente bien y estudió música y física, el tandem perfecto para interesarse por los

Moog, padre y criatura juntos

instrumentos electrónicos. El pelotazo inesperado llega cuando Wendy Carlos graba en 1968 el disco Switched on Bach en el que interpreta versiones del afamado compositor barroco alemán utilizando íntegramente un sintetizador Moog. Y estamos hablando de una obra titánica, digna de un artesano. Como se comentó anteriormente, estos sintetizadores carecían de polifonía, es decir, no admitían más la emisión de un sonido simultáneo. Para suplir esa carencia había que interpretar cada sonido de un instrumento de modo independiente y mezclar las pistas resultantes a posteriori. Quiénes lo hayan escuchado podrán imaginarlo, quienes lo hagan por primera vez serán conscientes de los cientos de horas que debió tomar aquello. Las obras están realizadas con todo detalle, no se escatimó nada. Imagidad el trabajo de chinos: Decenas de controles analógicos con los que ir generando y puliendo los sonidos deseados, tocarlos, repetir y mezclar otros tantos. 

La cuestión es que tanto trabajo tuvo su recompensa. Switched on Bach fué un éxito y acercó por primera vez la música electrónica al público generalista. Sólo en 1969 vendió más de medio millón de copias y entró en el top 40 de los Estados Unidos. Entonces se produjo un antes y un después, porque infinidad de músicos y bandas comenzaron a utilizar instrumentos electrónicos para algo más que "ruidos" y experimentos. 

Por último, concluir a modo de curiosidad que a Wendy Carlos hay que agradecerle también la magnífica aportación a la banda sonora de La naranja Mecánica.

 

Añadido el 20-02-2014 20:58:31 -   - 



 

Citas

<<Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.>>

Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense